Top

Arquitalia

El papel pintado tan popular en los años 70, que cayó en el olvido hace ya varias décadas, vuelve con fuerza a través de nuevas texturas, diseños y materiales que ofrecen multitud de ideas capaces de transformar por completo el aspecto de cualquier espacio.

Si quieres que tu casa o tu espacio tengan un toque diferente y elegante, a la vez que moderno, el papel pintado es una buenísima opción. Actualmente existen en el mercado tantos estilos que lo más complicado será decidirte por uno.

Entre las tendencias en papel pintado más demandadas podemos encontrar:

Geométricos: Minimalistas y con colores neutros para una sensación cálida.

Florales: Un acierto seguro que no pasa de moda y convierte en acogedora cualquier estancia. Magnífica opción para dormitorios.

Gráficos: Patrones que se repiten por todo el papel. Muy adecuado para espacios de trabajo.

Motivos vegetales o tropicales: Hojas, cactus, palmeras, hiedras… aportan luz y energía y es una opción muy demandada para espacios acristalados.

Imitación de texturas: como la piedra, el hormigón o la madera. Este tipo de papel con efecto 3D, disimula imperfecciones y malos acabados en las paredes.

¿Qué estancias son las más adecuadas para colocar papel pintado?

Puedes colocar papel pintado en cualquier estancia. Aportará originalidad a tu casa y hará de cada habitación un espacio único.

También puedes utilizarlo para diferenciar zonas, como la parte de comedor dentro de un salón o la zona de vestidor integrado en un dormitorio.

Actualmente podemos encontrar en el mercado vinilos especiales para zonas con más humedad, como baños o cocina, lo que permite que también podamos personalizar estas estancias, aunque conviene evitar zonas concretas como la ducha, donde la condensación podría deteriorar o desprender el papel.

Las combinaciones son múltiples permitiéndote jugar con distintos colores, combinar texturas o crear ángulos.

Tipos de papeles pintados 

Existen varios tipos de papel pintado en el mercado. La diferencia entre ellos está sobre todo en su resistencia a la luz y la humedad, así como el uso al que quieras destinarlos.

Con base de papel

Son los más tradicionales, aunque no por ello los más demandados. Los avances en esta industria han empezado a darle protagonismo a otros soportes como, por ejemplo, el tejido no tejido (TNT). Si, además, tenemos en cuenta que su instalación es bastante compleja, ya que implica el uso de cola celulósica y la intervención de un profesional, no es extraño que haya sido reemplazado por otras bases más modernas y funcionales.

TNT:

El papel pintado con soporte tejido no tejido es llamado así porque las fibras que lo componen no han sido tejidas entre sí para unirse, evitando de esta forma que se deshilachen y, por consiguiente, haciéndolo más resistente. Una de sus ventajas más atractivas es que se puede poner y quitar sin dejar rastro a diferencia de los modelos con base de papel. Sólo se necesita aplicar cola en la pared.

Vinilo

Excelente para zonas de mucho uso y especialmente resistente a la luz y la humedad, por lo que resulta muy adecuado para espacios comerciales o establecimientos de hostelería. Consiste en una base de papel y una capa de vinilo.

En todos los rollos de papel pintado el fabricante incluye una etiqueta con información sobre la resistencia, el mantenimiento, la forma de aplicación y la cantidad de papel necesario, teniendo en cuenta si se debe casar el estampado o no, comúnmente conocido como rapport. El rapport es la medida del patrón, es decir, indica cada cuántos centímetros se repite el dibujo.

Después de conocer todas las ventajas del papel pintado ¿te animas a darle un aire moderno y original a tu casa o a tu negocio?

Post a Comment